Archive for the ‘Arts’ Category

h1

443. Shoefiti

October 22, 2009

shoefiti01_

Hace ya unos meses que Tomás, un colega, me explicó cuál era el significado de esas zapatillas de deporte colgando en algunos sitios de la ciudad. Cables de teléfono, electricidad o incluso árboles desde donde se exhiben con alevosía. Al parecer, son icono para identificar una zona no controlada por la policía. Bueno, evidentemente como todas las formas de expresión (desde mi punto de vista) empiezan como una reivindicación o muestra desde el subsuelo (quizá en este caso) y acaba como una forma de moda o cliché fashion incluso en los barrios marginales, donde esos chavales lucen el icono más para estar guapo que para manifestar una queja o reivindicar algo.

Pues no me había parado a pensarlo… ¿zona libre de control policial? ¿zona que se rige por la ley de la calle?… siempre las había visto como un detalle de arte urbano (sí… me parecen arte urbano, como ya he dicho antes, una expresión artística de la gente de la calle) que me gusta. Me gusta, siempre y cuando no exceda, no sea sobrecargado o se explote como motivo para vender pegatinas…

Investigué un poco para hacer una entrada con lo que había aprendido y con poco que encontré, me di cuenta de que realmente era imposible hacerlo de forma certera. Páginas y páginas llenas de historias, leyendas urbanas, cuentos… muchas de ellas aparentemente expertas en el tema y varias se contradicen. ¿Zona libre de policías?, ¿zona de venta de drogas?, ¿ajuste de cuentas saldado? y podría seguir con varias más…

Lo que parece seguro es que el termino shoefiti proviene de la unión de las palabras shoe y graffiti. Se entiende como una forma de graffiti aéreo, llegándose a firmar la suela de las zapas para presumir de pieza amarrada en ese rinconcito en lo alto.

shoefiti02_

h1

415. Origami del Hina Matsuri

March 3, 2009

Que ayer día 3 de marzo, aquí ya son las doce y pico de la noche, fue el Hina Matsuri. ¿Que qué es eso? ¿que si se come? ¿que si está crudo no te lo comes? Pues… es un festival de muñecas de origen chino. Si queréis saber más y mucho mejor, os recomiendo esta entrada en el blog de Nora. Yo revisé personalmente la parte donde lo explica en japonés ya que la chica comete algunos errores de gramática… y todo lo que pone es cierto.

Bueno, a lo que iba, que ayer cuando llegué al trabajo, me esperaba, además de la correspondiente faena (por suerte), estos dos muñequitos de papel, que apenas miden tres centímetros, hechos especialmente para mi y que me han hecho mucha ilusión. Tanta, que quería compartirlos aquí antes de guardármelos bien guardados.

Entre estos detallitos (que recibo de vez en cuando) y cobrar a fin de mes… así da gusto ir a trabajar…

hinamatsuri_

h1

337. Cartelería variada Pt.3

October 23, 2008

Iván, un compañero de clase que es de Madrid (¿quién ha dicho que en la capital no hay gente buena? que me entere yo!), se ha encontrado este cartel en un parque de Nosédonde y me lo ha mandado para que lo ponga en el blog.

Arriba pone “Tengamos a los perros atados” (con correa, vaya). A la izquierda (mano que coge el tenedor y que sólo los zurdos y los raros usan para masturbarse) dice bien clarito “Esta zona es para que los niños jueguen, no llevemos perros dentro” y a la derecha (la mano amiga del hombre y de las mujeres que dicen la verdad) pone algo así como “Después de haber jugado en la zona de arena cúbrela con esta malla por favor” (no hace falta ser muy listo para saber por qué viendo el dibujo…).

Y digo yo, ¿por qué se siguen usando a los típicos muñecos hechos con cuatro líneas y una circunferencia para ilustrar carteles? Quiero que todo el Mundo esté lleno de carteles como éste, coño.

h1

329. De Diseño

October 13, 2008

Tuve la suerte de recibir dos kastera de Nagasaki, de diferentes calidades. Uno de ellos el más sencillo de la famosa Bunmeido y el otro de una tienda de barrio cualquiera de Gotō. El formato era idéntico, una barra rectangular de bizcocho dorado y marrón en su parte superior. Ambos perfectos, protegidos por dentro con otra caja y a su vez un papel cubriendo la parte superior para evitar que ésta se marque.

¿Diferencias? La que llamaba más la atención era la diferencia de peso. No los pesé, pero el de Bunmeido… pesaba, mucho para ser un bizcocho de apariencia liviana y esponjosa. El sabor, claro, el de la tienda de barrio estaba muy bueno, comparado con los kastera de supermercado se podría decir que éstos últimos son simples bizcochos, pero el de Bunmeido era increíble. El precio, no lo sé, pero muy probablemente había una diferencia incluso del doble de yenes.

Otra de las cosas que me llamó la atención fue el diseño de las cajas. En Bunmeido para su bizcocho más básico, habían escogido un cartón con acabado en mate y textura al que le habían impreso el logotipo de la casa en tres colores y las letras “Nagasaki, kastera de Bunmeido”. La otra empresa se había decantado por un cartón con acabado en brillo al que le habían impreso un dibujo de los famosos portugueses que trajeron la receta a la isla y las letras “Kastera de Nagasaki”.

En mi opinión, con las dos cajas una al lado de la otra, es demasiado fácil saber cual es “el bueno”. La empresa que hace el que es un poco más modesto creo que debería cuidar más los acabados y no darle la imagen de souvenir o supermercado que le ha dado. Los de la famosa casa, incluso para su “peor” bizcocho son mucho más elegantes y perfeccionistas ofreciendo un producto de calidad que entra por los ojos con solo ver el embalaje. Evidentemente es mi opinión y los comentarios están abiertos el que quiera dar la suya.

Creo que es un error que cometen muchas empresas. Entiendo que haya gente que prefiera fabricar o hacer un producto asequible o barato a un producto de una calidad impagable por la mayoría o un bizcocho de 4.410 yenes (30,3€, precio del mejor kastera de Bunmeido), pero creo que los detalles se deberían cuidar más para que ese producto no parezca de peor calidad de lo que es…

h1

292. Deformación profesional

August 15, 2008

Supongo que no soy el único que compra cosas porque le entran por los ojos…

De esa manera encontré el primer disco de d’Angelo (“Brown Sugar” 1995, EMI América) en las estanterías de una tienda de música. Como me gustaba mucho la foto de la contraportada, me lo compré. Las primeras veces que lo escuché me pareció que era bastante malo y lo aparqué en la estantería un tiempo hasta que tuve la idea de darle otra oportunidad. De la noche a la mañana se había convertido en uno de los mejores discos que había oído nunca y él en uno de los mejores artistas.

No sé si se debe a una deformación profesional como diseñador o simplemente es algo innato de todas las personas… eso de comprar algo que no conoces pero te entra por los ojos, ya no el producto en sí, quizá simplemente por el anuncio o la imagen que tiene.

Me encontré en la nevera del supermercado un paquete de tres envases de nattō (algo que puedo comer sin problema pero no me llama la más mínima atención)… el caso es que como el diseño del embalaje me gustó mucho y sólo valía 98 yenes (menos de 60 céntimos de euro), lo compré para luego no comérmelo y quedarme la caja…

Después fue la cajita de las galletas Bisuko de la empresa Glico. El diseño no es que fuese nada del otro mundo, pero el aire retro que tenía me hacía sentir que habían conservado la misma imagen durante muchos años. No quiero decir que eso sea bueno o malo, pero no entiendo el afán, muchas veces innecesario de modernizar las cosas que están bien hechas. Muy posiblemente la caja de galletas Bisuko haya sufrido más cambios de los que yo me puedo imaginar. Quizá no. Quizá sólo le han lavado la cara para adaptarla a las nuevas tecnologías y normativas (código de barras, promociones, logotipos de reciclaje, fechas de producción,..)

La galleta en sí también me pareció muy clásica. Tipo sandwich con crema por dentro…

h1

287. Diseñadores y diseño

August 8, 2008

Espero no perder ningún futuro trabajo por las confesiones que voy a hacer pero en algún encargo que me han dejado hacer más lo que me diese la gana, o algún collage, he aprovechado para “esconder” detalles o guiños a cosas que me gustan. Desde una cara de Akira Kurosawa, siluetas de mujeres, fotos de mi barrio o escenas de películas porno…

El caso del paquete de chicles Plus X (que no podía tener otro nombre mejor) con sabor a melocotón y menta no me parece un acto de picardía por parte del diseñador… pero puede que sí. ¿Dónde están las hojas de menta? ¿Por qué sólo aparece la foto del culo? digo… ¿del melocotón?.

Vale, todos sabemos que un melocotón se puede parecer a un culo o un culo a un melocotón… Pero en este caso podrían haber cogido otro lado de la fruta, haber puesto las hojas de menta, cambiar un poquito el color para que no parezca piel humana…

¿Realmente esto está hecho “sin querer”? Yo no me lo creo.

h1

257. Cartelería variada Pt.2

June 11, 2008

Visto en una montaña de cuyo nombre no puedo acordarme…

“NO DES DE COMER A LOS MONOS Y OTROS ANIMALES POR FAVOR. LLÉVATE LA BASURA CONTIGO”.

La verdad es que hay que tener ganas para que, cuando se te acerque un mono, ponerte a darle de comer… todavía estará el que quiera acariciarlo… y te lo digo yo que paseando a unos metros de uno sin prestarle la más mínima atención se me bufó enseñándome los dientes, gritando y pensaba que se me tiraba encima…

Pues eso, que aunque nos gusten mucho los animales y todas esas cosas… los monos de un bosque no son una de las mascotas que tenemos en casa y les deberíamos tener un poquito más de respeto. Eso también incluye el dejar el bosque limpio.

… vaya cara de cabroncete tiene el papá mono de ese dibujo…