Archive for the ‘Nihongo’ Category

h1

408. Cris, díselo a la abuela

February 17, 2009

Me llegaba ayer (o antes de ayer, ya no me acuerdo) el papelito del JLPT (Japanese Language Prolifecy Test) conforme he aprobado el tercer nivel. Esto no es ninguna proeza ni nada del otro mundo, pero da más alegría que suspenderlo y por eso lo quería poner aquí.

Todavía me acuerdo de ese domingo 7 de diciembre de 2008 que me sonó el despertador, me di media vuelta, volvió a sonar y me volví a dar otra,.. así hasta que con el tiempo justo pensé “si no he estudiado, ¿para qué voy a ir?”. Nada, que como entraba el sol por la ventana y parecía que iba a ser un día guay, salté a la calle corriendo que llegaba tarde y sin mucha idea de dónde iba, fui siguiendo a todo occidental que me encontraba en la linea Verde, o asiático con libros de textos sobre el aprendizaje del idioma japonés.

Cuando llegué y vi que el examen duraba desde las 10 de la mañana hasta las 4 de la tarde (más o menos) de un domingo soleado aunque un poco frío, pensé “¿Qué coño hago yo aquí?” (lo de coño no se lo digas a la abuela, Cris). Un examen, claro. Mucha gente a la que no conocía. Con el examen encima de la mesa, pensé que no era difícil. Había muy pocas cosas que no sabía, pero algunas formas gramaticales que tenía bastante olvidadas y poco usadas. Sin duda era infinitamente más sencillo que cualquier examen de los que tengo cada semana en la escuela, pero éste tenía mucha más gramática. La parte de comprensión lectiva era de risa.

Comí algo que compré en un konbini, tomé un poco el sol (en la cara) apoyado en una pared intentando coger unos minutos de sueño, y volví de nuevo a la enorme aula a seguir con la aventura.

No quiero parecer pedante por si hay gente que se ha preparado para el mismo examen habiéndose preparado duramente y no ha tenido suerte, pero sin haber estudiado (o por lo menos no para esa prueba), aunque no estaba seguro de haber aprobado, si que sabía que repasando un poco los cuatro apuntes de turno, era pan comido.

Ánimo a toda esa gente que se presentó, indiferentemente del nivel que fuera y no ha pasado. Enhorabuena a todos los que estos días están contentos por su aprobado, como por ejemplo Moon, que (la muy coreana) con poco más de un año de estudio ha sacado el nivel 2 y se presenta al 1 en abril.

2-3_1

Advertisements
h1

406. Refranes

February 11, 2009

refran_

No me acuerdo cuando ni dónde, pero creo que fue en una película, oí una frase que decía algo así como “Alguien que sabe más de tres refranes no puede ser una mala persona”. La verdad es que me hizo gracia, mucha, sobretodo cuando entre algunos amigos tengo la fama de refranero o usar frases que he oído decir a mi abuela. No es raro oírme decir lo de “mi abuela siempre dice…”

Hay un refrán, dicho, frase,.. japonés que me gusta mucho y me acuerdo desde la primera vez que lo oí. No porque me lo aplique o considere que me describe o me adapto a el… quizá todo lo contrario. Creo que describe a muchos japoneses en contraste con los españoles sin hacer que ninguno quede por encima del otro. Simplemente creo que diferencia la forma de ser de las personas en función de la historia del país, la cultura, experiencias,..

El refrán en cuestión es: “沈黙は金、雄弁は銀”. En hiragana para los que no puedan leer esos kanjis (como por ejemplo: yo): “ちんもくはきん、ゆうべんはぎん”. En español: “El silencio es oro, la palabra es plata”.

Yo, que soy la segunda persona que más habla del mundo (la primera es Flapy, también conocido como el Willy Fog de Osaka), no puedo decir que este refrán me defina, pero si que muchas veces me acuerdo de estas palabras… No cuando me junto con alguien que habla mucho. Sí cuando me junto con alguien que dice muchas tonterías… aun hablando poco.

h1

360. Japoneando #1

November 27, 2008

Para los más despistados, que seguro que los hay, ya está disponible el primer capítulo del videopodcast Japoneando, lo podéis ver en la página con el mismo nombre o descargar desde iTunes para ver en vuestro iPod.

Una gran idea de Flapy, grabada, dirigida y presentada por él mismo y en este caso por Mio Kasahara, con música de Giro er Nene y montado por un servidor.

No os puedo asegurar que vayáis a aprender japonés pero sí que os vais a divertir.

Por si aún tenéis alguna duda, os lo estáis pensando, o decís “es que yo si, pero no sé…” os dejo unas cuantas razones para que sepáis por qué tenéis que ver este episodio.

… qué coño, que es gratis, que en algunos sitios te cobran hasta por cagar!

imagen-1

imagen-2

imagen-3

h1

355. El logo de Japoneando

November 19, 2008

Ya no me acuerdo cuando, me llamó Flapy para ofrecerme colaborar en un proyecto que tenía entre manos. Después de una larga conversación, que el chaval habla por los codos (yo no), cuando colgué el teléfono, con agujetas en la oreja y casi incapaz de estirar el brazo, me quedé con la sensación de que había hecho bien en aceptar la oferta. Tenía dos razones, una que me parecía una iniciativa interesante que me podía aportar conocimientos nuevos y la otra que me iba a obligar a trabajar, pensar, resolver problemas… Desde mi punto de vista los conocimientos de alguien se miden en “cuantos problemas puedes resolver”.

La idea estaba más que definida pero faltaban algunos pequeños detalles, como por ejemplo el nombre. Nada, a los pocos días recibí un mail con más información para empezar a trabajar en el logotipo y la imagen de dicho proyecto… que se movía bastante rápido: Japoneando.

Cuatro apuntes a rotulador y boli en el reverso de fotocopias de la escuela en momentos de inspiración me confirmaron que si antes no dibujaba bien, la cosa va a peor, pero bueno, parece que el de Madrid se pudo hacer una idea de a lo que me estaba refiriendo.

japoneando_1

Aun así como no era fiel a lo que tenía en mente (culpa del rotulador, no de mis conocimientos de dibujo, claro), pensé que era mejor hacer los mismos apuntes en versión digital… y eso hice: darle un poco más de forma a alguna de esas ideas y a otras nuevas. Hacía demasiado que no me ponía delante del ordenador a trabajar (en este caso preferiría usar la palabra crear, pero quizá suene pedante) y era la primera vez que usaba un portátil, no sabía lo incómodo que llega a ser tener el teclado “atado” a la pantalla que encima es de un tamaño ridículo…

Le mandé algunos apuntes en digital.

japoneando_21

japoneando_3

He de agradecer que él no era de los que saben qué quieren pero no saben lo que quieren… Ese tipo de gente que te dice lo que quieren, pero cuando se lo haces te dicen “si, pero no así, mejor…”, así sucesivamente hasta que acabas hasta lo que te cuelga de de ellos. Flapy me dejó hacer lo que me dio la gana, me pidió siempre mi opinión, me corrigió cosas en función de su idea (de lo que quería transmitir),..

japoneando_4

japoneando_5

La cosa se fue definiendo un poco “a ratos” debido a la distancia, a la dificultad de coincidir y proyectos o quehaceres paralelos de cada uno. Pero se movió más rápido de lo que yo pensaba (supongo que estoy acostumbrado a trabajar con gente que tiene proyectos personales y se los toma con más calma). Entre mails, llamadas, visitas, conversaciones, (nada de sexo aunque se lo propuse con la mirada, es un soso), con la idea que el tenía y mis pocos conocimientos de video (en expansión gracias a la ayuda incondicional de elmimmo y Kingofpunk), montamos esta promo en la que se puede ver el logo definitivo y un pequeño avance de lo que se avecina.

Para los que queráis saber más, aquí os dejo el enlace a la web de JAPONEANDO. No os puedo asegurar que vayáis a aprender japonés, pero si que os vais a divertir mucho.

h1

318. Mi opinión sobre el JLPT

September 30, 2008

No voy a contar nada que muchos no sepan ni tampoco he descubierto un gran secreto, simplemente quería dar mi opinión sobre el Japanese Language Proficiency Test.

Se podría decir que soy uno de los zoquetes de mi clase, posiblemente el alumno que peores notas saque (aunque suficiente para ir aprobando), pero es que eso de estudiar nunca ha sido lo mío para que nos vamos a engañar. Cuando era un chaval y le llevaba las notas a mi abuela su respuesta siempre era “suficiente, suficiente”… y es que eso era lo que ponía en mis papeles. Si usaba la excusa que todo mal estudiante ha usado alguna vez de “en clase hay otros que han sacado peores notas”, ella me decía que me tenía que comparar con los mejores no con los peores… ¿entonces donde está la gracia?. Bueno, al final hasta llegué a matricularme en la universidad y estuve a punto de hacerme una persona de provecho… pero no.

Creo que mis compañeros de clase chinos y coreanos, por proximidad tienen más contacto con el idioma nipón y sus costumbres… A veces se ponen a hablar en clase con el profesor de turno sobre cantantes, actores y series de televisión mientras yo me como las paredes, el techo o las piernas de alguna compañera que haya venido con falda lo suficientemente corta… Si alguna vez he ido con ellos al karaoke han podido cantar canciones en japonés sin problema aún sin entenderlas del todo como yo podría cantar una en inglés…

Estando en clase veo que ellos tienen un dominio de vocabulario por encima del mío y facilidad para aprenderlo. Tienen sus métodos, maneras y experiencia para memorizar kanjis,.. los que no se saben ya, que son pocos… A la hora de gramática o construcción de frases no me veo más flojo que ellos, aprendemos al mismo ritmo y como en todos los grupos siempre hay alguien que destaca en una u otra cosa. Entienden con más facilidad que yo el japonés, evidentemente porque lo han estudiado y son buenos estudiantes, pero creo que también han tenido más al alcance música, películas, series,.. y no le estoy quitando mérito a ellos, repito que me parecen todos muy buenos estudiantes (aunque muchos no respeten a los profesores, pero no estoy hablando de eso). Si de lo que se trata es de hablar, ellos siguen sabiendo palabras que yo no conozco, pero yo puedo hablar con más fluidez que muchos de ellos, cuando hablo con ellos en japonés normalmente no me siento perdido, muchos hablan con mucha dificultad, se atascan, se pierden… y acaban diciendo que si con la cabeza o sonriendo…

El JLPT es un examen que como todos los exámenes valora los conocimientos de algo, en este caso los del idioma japonés. Aunque se dice que pondrán otro nivel más para evitar la gran diferencia que hay entre el nivel 2 y el 3, ahora mismo hay 4, siendo éste el más fácil y el 1 el más difícil. Normalmente cuando se habla de este examen se hace de la cantidad de kanjis que debes saber para cada nivel, siendo 100 para el nivel 4, 300 para el 3, 1000 para el 2 y 2000 para el 1. Se convoca en diciembre en todo el Mundo y creo que en Japón también lo van a empezar a hacer en julio.

Pues bueno, después de ocho meses de estudio del idioma en este país, en diciembre me presentaré al nivel 3… y mis compañeros, prácticamente todos al nivel 1, algunos al 2.

Repito que ellos saben más japonés que yo y no le quito mérito o infravaloro dicho examen. Simplemente creo que la prueba mide tus conocimientos del idioma, no tu capacidad o habilidad para usarlo…

Mucha suerte a todos los que os presentéis.

h1

294. You are nobody (til somebody kills you)

August 20, 2008

En 1997, Christopher George Letore Wallace (aka Notorious B.I.G.) acababa su segundo trabajo discográfico y primero póstumo con una canción que se llamaba “You are nobody (til somebody kills you)”. Posiblemente él no sea el autor de dicha frase y Fujio Akatsuka no fue asesinado por nadie, pero creo que estas palabras no calzan del todo mal en lo que me ha pasado.

Hace unas semanas recorrí algunas tiendas buscando el número uno de “Tensai Bakabon” (Tontobon el Genio) y no tuve éxito alguno. A la pregunta de “¿sabe cuando lo va a tener o si le tiene que llegar?”… nadie sabía nada. Hoy me he pasado por una librería que hay cerca de donde estudio para mirar unas revistas y cuando estaba dentro se me ha ocurrido echar un ojo por casualidad. Evidentemente en la tienda estaban todos los números de la serie, la edición de bolsillo, la grande y los especiales… además de otras obras del autor.

Esta es la portada del primer volumen de la serie, en el “obi” (cinturón), papel azul que rodea el libro, se puede leer “Bakabon ha Bakadou no Baiburu da”… Bakabon es la Biblia del camino a seguir para ser tonto.

Dos curiosidades curiosas sobre el autor. Durante una temporada de su vida compartió piso con otros jóvenes, entre los que se encontraban los autores de Doraemon (Fujio F. Fujio). Según un texto escrito por Nobuyoshi Araki (español | english), amigo del autor de Bakabon, en uno de los volúmenes de la serie, éste participó en alguna de las películas pornográficas que el fotógrafo dirigió y destaca… que estaba muy bien dotado.

h1

281. Estaba de parranda

July 30, 2008

Ayer devolví a Arturo al aeropuerto y parece que fue ayer también cuando lo fui a recoger a Narita, le explique lo que era una tarjeta Pasmo y le enseñé como se sacaba una bebida de una máquina con ella. Todo eso como si fuese mi hijo mientras miraba la bebida en su mano alucinando.

Cuatro palabras en japonés mal enseñadas deprisa y corriendo para sobrevivir en la calle “kore”, “sumimasen”, “konichiwa” (se me ha olvidado la cuarta, pero conociéndome quizá era “manko”). Camino a casa para dejar las maletas, buscar un hotel cerca, salir corriendo a un Yoshinoya a comer unadon (bol de arroz con anguila) por apenas 3€. Yo a clase, el a la siesta. Encuentro en Hachiko por la tarde, esa estatua del perro al que parece que le han sembrado personas cerca…

Atrás quedan sesiones y sesiones de sushi. “Guatashi gua sushi daisuki des” es la frase que oigo cuando un japonés se burla de un occidental… Estos días me ha venido a la mente, en el Tsukiji o en algún que otro restaurante que hemos visitado. Pero quedan otras cosas, quedan… noches de parranda y risas como en los viejos tiempos, quedan… paseos en tren, queda… cena en “el restaurante de mis amigos” de Kamata (tengo otros amigos con otros restaurantes…), queda… un concierto de los Tokyo Milk Babies en el que Milk Suzuki se metió una barrita Pocky (como las Mikado de España) por el culo a mitad de concierto para ver si aguantaba (evidentemente no aguantó el resto de canciones y se desintegró), quedan… paseos con Fred y “mira esa”, “mira esa”, “mira esa”, entre otras cosas…

Por mi parte y andando de arriba a abajo acompañando a un turista, me he dado cuenta de que tengo que estudiar más… pero también es gratificante el ver que he podido desenvolverme cada día con mi japonés que aun deja mucho que desear. Para comprar un par de yukatas en una tienda. Para pedir lo que quiero en un restaurante. Para saber que me están diciendo en la puerta de la discoteca que si no voy acompañado de una chica no puedo entrar. Para mantener una conversación con un borracho que pregunta tres veces en cinco minutos de donde somos. Para gastarle alguna broma a las chicas del “Mister Donuts” (sólo a las guapas…) Para preguntar y desenvolverme entre las estaciones de tren y metro. Para pararle los pies a un japonés graciosillo que se quiere reír con sus amigos a costa de que somos extranjeros. Para mandar mails y saber donde se hace el concierto a una hora en tren del centro, buscar el sitio en el Google Maps del iPhone desde la estación y en un paseo plantarnos en el sitio sin perdernos. Para buscar una sala de billares y enterarme como va la cosa. Para pedir en un restaurante en el que el menú está en japonés y no hay un solo dibujo o foto. Para alguna cosa más que se me olvida…

He grabado algunos vídeos que aun tengo que encontrar un rato para volcar al ordenador, pero no he hecho ni una sola foto. Soy demasiado maniático para ilustrar una entrada con una tomada con la cámara de un móvil, no es que esté mal, son manías mías. Sin que sirva de precedente, tomé la de ahí arriba en una “Fiesta de la Cerveza” en la terraza de la octava planta de un edificio de Shinjuku.

Como ya he dicho antes, el salir más por ahí y entablar más conversaciones me ha hecho ver parte de los defectos y carencias de mi japonés (que son muchas). Me ha hecho darme cuenta que realmente hay que estudiar a la vez que, si se estudia, fácilmente se ven los beneficios…

Estoy de vuelta. Con los veintipico esbozos o apuntes de entradas pendientes. Con las clases más en serio, que los últimos quince días me los he tomado un poco a la bartola.

No se vayan todavía, aún hay más…